Los niveles A1 y A2, de reciente creación, son fruto de la adaptación llevada a cabo al MCER (Marco Común de Referencia Europeo de las Lenguas). En el año 2014 se produjo el lanzamiento del nuevo Dele A escolar.Los niveles A se centran en la experiencia inmediata y cotidiana del usuario, y su capacidad de desenvolverse en situaciones elementales de comunicación. Los temas están centrados en la información básica sobre sí mismo, la familia, y las actividades que tienen que ver con su vida diaria.

Como sabemos, el DELE no es un examen gramatical, siendo mucho más importante dominar los recursos comunicativos y aplicarlos en cada una de las destrezas. Tienes una descripción detallada y modelos del DELE A1 y el DELE A2 en el portal de Diplomas del Instituto Cervantes.

1. Qué debo saber para superar el examen DELE:

a. Gramática:La diferencia de contenidos requeridos entre los niveles reside, sobre todo, en el dominio del contraste de pasados para el nivel A2 (pretérito perfecto, pretérito indefinido e imperfecto). El nivel A1 exige un control del presente de Indicativo, tanto regular como irregular, y de perífrasis básicas con infinitivo y gerundio. La diferencia básica entre los verbos ser, estar, tener y haber aparece ya desde el nivel A1. El nivel A2, por último, precisa de algunas nociones básicas de uso del futuro imperfecto y el condicional, incluida la probabilidad, y del modo imperativo.

b. Vocabulario: Como hemos señalado, ambos niveles se centran en el usuario y su mundo. El vocabulario exigido es el necesario para hablar de uno mismo, de la familia, el entorno en que se vive, las actividades cotidianas y de ocio, las compras, los viajes, etc. Para el nivel A2, el vocabulario puede llegar un poco más allá y referirse a hechos pasados.

2. Qué debo saber hacer:

a. Comunicación básica:
En ambos niveles hay que mostrar un dominio de estructuras básicas de comunicación, pero es en el A2 donde hay que ser capaz de enfrentarse a situaciones cotidianas como ir de compras, saber pedir en un restaurante o solicitar algún servicio. Además, en el nivel A2 el usuario podrá enfrentar situaciones en las que haya que resolver un conflicto como preguntar por un objeto perdido, u otras más complejas que en el A1 como realizar una reserva completa de un viaje. Realmente el nivel A1 se reduce a interacciones simples con preguntas breves. Esta comunicación básica se llevará a cabo de forma oral y escrita. El hecho de saber comprender instrucciones, anuncios o avisos está presente también en los dos exámenes, tanto en la comprensión auditiva como lectora.

b. Descripción:Éste es uno de los platos fuertes de todos los exámenes DELE, y no podía faltar en los niveles A, especialmente en la Prueba Oral. Desde el A1 se trabaja el retrato físico y de carácter de personas, y la descripción básica de cosas o lugares, ampliándose la exigencia de vocabulario en el nivel A2.

c. Narración: Se da tanto en la Prueba Oral como en la Escrita, y adquiere más relevancia en el nivel A2, ya que se debe realizar en pasado, mientras que en el nivel A1 lo importante es saber rellenar un formulario o hablar de actividades cotidianas.

d. Negociación: Aparece al final de la Prueba Oral del examen de A2, y seguirá cobrando importancia en los niveles B y C. En el A2 hace referencia a temas familiares al usuario y consiste en un role-play en el que candidato y examinador deberán llegar a un acuerdo sobre una elección simple.